El Hobbit: un viaje inesperado.


El día de San Esteban tuve la ocasión de ir a ver una de las películas del año: El Hobbit: un viaje inesperado. Nos dieron entrada en cuarta fila, por lo que solo podía ver media pantalla. Aproveho para decir a Cinesa que, al igual que te cobran más por poder sentarte en las butacas VIP (en el centro de la sala y de cuero) las de las primeras filas sean más baratas. ¡Justicia para todos! Será la última vez que compre una entrada tan adelante.

Lo que es la película en sí, yo no soy muy fan del Señor de los Anillos, pero esta se tenía que ver. Hasta horas antes de verla pensaba que la película duraba 90 minutos. Era una cosa que tenía segura, y con más razón si a Peter Jackson le ha dado por exprimir el libro y hacer tres películas. Fue una gran sorpresa ver que duraba 170 minutos y que, además, nuestras caras butacas estaban en la cuarta fila (caras porque, con la subida del IVA y siendo festivo en Catalunya… ¡buf!). Entramos a la sala con 15 minutos de retraso, pero por suerte lo único que nos habíamos saltado fueron los anuncios. Por una vez deseé que hiciesen muchos anuncios antes de la proyección, para enfado de algunos espectadores puntuales.

Superados estos imprevistos, una vez me acostumbré a ver la película tan cerca, sinceramente, la película no se me hizo larga. Lo que Peter Jackson ha alargado ha sido, sobre todo, escenas de acción, lo que amena la película.  Además, siendo la primera de las tres partes, uno puede pensar que la película se quedará sin final, como fue el caso de Piratas del Caribe 2 (aun recuerdo la cara de embobado que se me quedó al ver el final de esta película), pero no: claro que la acción no ha acabado, y esto se demuestra con la última imagen de la película, pero puedes irte a casa tranquilo, y sin prisas de querer ver la segunda parte, almenos en mi caso.

Hay partes que no aparecen en la obra original, pero que Peter Jackson afirma que las sacó basándose en unos apuntes de Tolkien. Aun así, está muy bien conseguida, como debe ser, después de haberse gastado 500 millones de euros en producirla, la película no podía fracasar. Y así ha sido, aunque si entramos en valorar calidad-precio, esto es otra cosa, teniendo en cuenta que El Señor de los Anillos: el retorno del Rey tuvo un presupuesto de “solo” 94 millones.

Resumiendo, nada nuevo: otra gran película de Peter Jackson, aunque se la ha ido un poco la olla queriendo hacer tres películas de casi tres horas cada una de un cuento para niños, como es El Hobbit. El dinero es el dinero… ¿¡Quién diría que de un agujero en el que vivía un hobbit saldrían 18 horas de película!?

Cartel de la película.

Cartel de la película.

Anuncios

Una respuesta

  1. Me ha gustado mucho, sincera y concisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: