Powerade Cup: la antesala del Torneo de Arona


Desde el viernes 19 de diciembre hasta el domingo 22 se celebró la V Edición de la Powerade Cup. El torneo tuvo lugar en el Municipal de Cornellà y en él participaron los equipos alevines de grandes canteras como: Espanyol, Barça Sevilla, Valencia, Cornellà, Villarreal, Real Madrid, la Damm, el Granada o el Málaga. Además, este año se convirtió en torneo internacional al contar con la presencia del Oporto, de Portugal.

Tres días para sumergirse en el fútbol base peninsular y extraer conclusiones. El campeonato estaba dividido en dos categorías: los alevines nacidos en 2003 y los nacidos en 2004. Ambas categorías acogió como final un derbi de la ciudad condal: Espanyol contra Barça, siendo los azulgranas quienes se llevaron las dos finales y el Espanyol un meritorio segundo puesto. La ilusión de los pequeños jugadores pericos –tercera cantera catalana con más presupuesto, por detrás de Barça y la Damm– no pudieron con la del máximo rival ciudadano. En el caso de los del 2003, endosaron un 3-0 que sirvió de revancha para los azulgranas, ya que la semana anterior los pericos los doblegaron por un claro 1-3 en la Ciudad Deportiva Joan Gamper colocando a los blanquiazules líderes en solitario de la liga y haciéndolos campeones de invierno.

El Barça se plantaba en la final tras superar al Real Madrid en semifinales. El Espanyol, por su parte, ganando 2-1 a un difícil Sevilla.

La final fue de muchas alternativas. Abrió la lata el capitán culé, el mini Puyol Xavi Quentin, tras un saque de esquina en el que nada pudo hacer el portero perico. El partido se convirtió en idas y venidas. Fue una gozada para los espectadores. El resultado final, 3-0, no refleja del todo el juego que se vio sobre la hierba. Con el Espanyol en busca del empate, recibieron el segundo gol que los hundió. Y, como no hay dos sin tres, llegó el tercero.

En la otra final el partido se decidió en un detalle. El Espanyol estrelló un balón al palo. El rebote originó una contra perfecta que supuso el gol del Barça y el único de la final.

Los blanquiazules merecieron más, pero solo puede ganar uno y el Barça también mereció ganar lo que es la antesala del Torneo de Arona –seguramente el más conocido en el país–. Muchos de los jóvenes jugadores que se citaron en Cornellà este fin de semana se reencontrarán este verano en el Torneo de Brunete y en Navidad del 2015 en el de Arona. Este año, el Torneo de Arona, que podréis seguir como cada año por la cuenta de Twitter @jovenperiodista, se celebrará el 26, 27 y 28 de diciembre.

Después de estos tres días uno se ve cómo ha cambiado el fútbol base. Si antes era típico ver a jugadores alevines correr tras la pelota, ahora ya entrenan jugadas de estrategia, a mover el balón de lado a lado, a tener la posesión, salir con el balón controlado, etc. Un gran avance que seguro aún está por mostrar sus mejores resultados. Quien sabe si con una nueva generación de La Roja que nos dé otro Mundial.

En cuanto al fútbol base local, tras el torneo me arriesgo a afirmar que Cataluña tiene la federación más fuerte del estado. Ya lo dijo las pasadas navidades Rodrigo Sánchez, cadete B del Barça: “en Cataluña la competitividad es máxima. Cualquier equipo te planta cara. No es tan fácil llevarse la liga como en otros sitios”. Cabe recordar que el de Talayuela ha jugado en la federación extremeña, madrileña y la catalana.

Uno de los protagonistas del torneo, Marçal Ros Aspas, portero y capitán del alevín A del Espanyol que lleva ya cinco años defendiendo la portería blanquiazul, comenta que jugar por segunda vez este torneo “es una experiencia que guardaré en la caja donde tengo todos los recuerdos que llevo vividos con este gran club. Además, me he reencontrado con ex compañeros que hacía meses no veía y he conocido a otros chicos que juegan en otros grandes equipos de España y que compartimos vivencias día tras día practicando el deporte que tanto nos gusta”.

Los jugadores son los principales protagonistas, pero los padres también juegan un papel importante. Para Marçal –agradecido a su familia y valorando el esfuerzo que supone acompañarlo a cada partido y torneo– incluso “sufren más que nosotros y vivimos juntos la gran experiencia que supone todo ello”.

Pues yo, personalmente, también guardaré en mi caja particular la vivencia que me supuso ir a cubrir la fase final del Torneo, tercero al que voy. ¡Espero que no tarde mucho en llegar el poder viajar algún año a Arona! Aunque sea con Deportes Cuatro…

Ya por último, ¡FELIZ NAVIDAD y GRACIAS POR AGUANTARME!

powerade cup

Aquí, una foto que hice a los jugadores del Valencia mientras veían la final. ¡Quiero un gorro de esos!gorros ches

Anuncios